Finde | Delta del Ebro

El extraño día de febrero (29) fuimos a la provincia de Tarragona para caminar hasta la Foradada del Montsiá y contemplar las vistas del delta del Ebro a través de la brecha, una curiosa formación natural; y explorar las playas, los humedales y el río Ebro al día siguiente.


Sábado: Cimanata a La Foradada

Después de un viaje con coche, nos paramos en uno de los cafés de Sant Carles de la Rápita, donde, después de un debate de grupo, finalmente decidimos quién tomaría el último trozo de tarta de manzana. Ya estábamos listos para empezar la caminata a la Foradada – una de las formaciones rocosas más curiosas de esta zona.
El ascenso atravesó un área forestal con mucha sombra, podría ser un buen sendero para elegir incluso en días más cálidos. La vegetación que la rodea proporcionaba un paisaje muy agradable y el sonido del pastoreo de cabras cerca, añadía a la atmósfera rural. En el medio del ascenso también hay un fuente: Font del Burgar, que todavía tenía un poco de agua.

Pronto se abrió el área e incluso tuvimos un poco de sol. También pasamos por las ruinas de una vieja casa varada aquí en las montañas, lo que condujo a muchas travesuras.

Cuando llegamos al pico y al agujero, que ocurre naturalmente en esta roca, la frecuencia de wps (wow por segundo) excedió los límites permitidos, y con razón. Esta cueva/agujero es mucho más impresionante de lo que parece en las fotos, y definitivamente merece una visita.
Las vistas fueron interrumpidas por mucha gente quemándose cosas (¿viejas plantas de arroz?) este día, pero todavía fueron bastante impresionantes, destacando la península de Punta de la Banya (más sobre eso a continuación). Este fue también el lugar perfecto para almorzar, contemplando las vistas.

Foto: June Verwijs


La Tarde

Por la tarde salimos a caminar por el paseo marítimo de Sant Carles de la Rápita. La ciudad se tomó algunas decisiones interesantes de arquitectura a lo largo de la costa: bancos solitarios que probablemente te dan la oportunidad de mojarte, un agradable paseo marítimo sobre el agua y el misterioso faro rojo.


Domingo: El Trabucador y Delta del Ebro

La península de Punta de Banya está conectada con el continente por un tramo muy estrecho: la playa del Trabucador, solo 100 metros de ancho en algunos puntos. Es una playa “doble” única, ya que tiene dos lados: el lado del mar y el lado de la bahía hacia Sant Carles da la Rápita.
Conducir aquí (o incluso flotar en un punto) fue bastante aventurero, después de lo cual también salimos a explorar la zona a pie.

La exploración de la playa fue seguida por observación de aves, búsqueda de flamencos y escalada a los torres de observación. Para finalizar la parte turística, también realizamos un crucero por el río Ebro, que nos llevó a lo largo del río, y técnicamente incluso podemos afirmar que navegamos por el mar Mediterráneo.

Foto (arriba y abajo): Allen Deuel

Por supuesto, el viaje no estaría completo sin comida juntos al final. Ya que estábamos sentados en la sala de vinos, el objetivo principal era evitar la tentación y todos nosotros (excepto 1) lo hicimos con éxito!

Contentos y incluso no tan cansados!


Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.