Chulilla y los Puentes Colgantes

Actualmente Chulilla es considerada una de las atracciones turísticas más visitadas en la provincia de València y esto es debido, en gran medida, al impresionante sendero que puedes recorrer al pie del río Turia denominado “Ruta de Los Calderones” o “Ruta de los Puentes Colgantes”. Una excursión que te hará sentir diminuto caminando entre las paredes del cañón siguiendo el río Turia y que te pondrá en contacto directo con uno de los parajes más característicos de la Comunidad Valenciana.

Distancia: 16km con 400m de desnivel positivo (5 horas)
Nivel: medio (no hay dificultad técnica, pero la ruta es bastante larga); pasar por los puentes puede dar un poco de vertigo
Llevad por lo menos 1.5l de agua, comida picnic, crema solar y zapatillas de senderismo.


Los Puentes Colgantes

De reciente construcción, en 2013, la historia de estos puentes es mucho más lejana de lo que uno puede creer. Y es que todo comienza en los años 50, con la construcción del Embalse de Loriguilla, en pleno auge y época de los “pantanos”, en época franquista. La población de Chulilla se vio incrementada gracias a las obras del pantano, dado que la mayoría de los trabajadores que venían de fuera se alojaban por aquel entonces en Chulilla. Fue entonces cuando decidieron, para acortar del trayecto que debían recorrer dos veces cada día entre Chulilla y el embalse, construir dos puentes: uno colgante y otro fijo, que servían para atravesar el cañón del Turia en menor tiempo. Pero tras la riada que llego a Valencia en el mes de octubre de 1957, el caudal que atravesó el cañón del Turia fue tal que se llevó consigo los dos puentes y hasta la fecha de 2013 no se volvió a lanzar la iniciativa para recordar y rememorar aquellos puentes que asoló la riada y para potenciar el turismo de la población y los alrededores.
El puente más alto tiene una altura sobre el río de aproximadamente unos 15 metros, no apto si tienes miedo a las alturas, y una longitud de pasarela de aproximadamente uno 21 metros


El Charco Azul

Es curioso saber el origen del nombre “Azul” y es que aunque el lago es de color azul intenso no es el motivo de su nombre sino un término árabe Azud que indica la presencia de una pequeña presa en la zona que se usaba para regar las huertas del pueblo. Cuando llegamos al Charco Azul tenemos la sensación de haber alcanzado una especie de paraíso natural de ensueño. El color azul turquesa de este lugar junto a las paredes que lo custodian con apenas 10 metros de distancia en su punto más estrecho hacen de este lugar algo increíble.

Fuente: MundoXDescubrir


Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.