Forat de Bernia

Un lugar verdaderamente único que os brinda la oportunidad de llegar desde la ladera interior de la montaña, a través de un túnel estrecho de 25 metros de largo, hasta “el balcón del Mediterráneo“, un increíble mirador con vistas de algunas de las ciudades icónicas de la Costa Blanca: Benidorm y Altea, que están separadas por la Sierra Gelada.


Longitud: 10km con 350m de desnivel positivo (3.5-4 horas)
Dificultad: medio (empinado al principio, subiendo al forat; más fácil después).
También hay una alternativa difícil para esta caminata, que incluye trepar el camino rocoso hasta el pico (mirad hacia abajo para ver la descripción).
Llevad 1.5l de agua, comida picnic, crema solar y zapatillas de senderismo.


El Fuerte de Bernia

El Fuerte de Bèrnia, situado a 850 metros de desnivel sobre el cercano Mediterráneo tiene una curiosa historia. En 1568, el rey Felipe II encomienda a Vespasiano y a Antonelli la construcción de las fortificaciones de la costa del Reino de Valencia. Juan Bautista Antonelli, ingeniero militar italiano, se encargó de construir las torres de vigía y fortificaciones defensivas ante los frecuentes ataques berberiscos en la zona de La Marina. Eligió un emplazamiento para el fuerte en Bèrnia de una belleza excepcional. El fuerte debió ser magnífico a juzgar por los planos y las ruinas que se pueden reconocer con sus bóvedas y fosos. Su operatividad fue efímera ya que se mantuvo activo apenas medio siglo. Su principal debilidad fue que se construyó en un lugar tan poco accesible y distante de los pueblos y de la costa, que suponía una capacidad de reacción militar limitada. Se decidió abandonarlo y destruirlo, siendo demolido con el último levantamiento morisco en 1609.


Punto de Inicio

Tendemos a tomar un café antes de comenzar la caminata. Esta vez hay un lugar perfecto para eso: el bar “Refugio”, con sus impresionantes vistas desde el mirador.
El sendero que conduce al túnel es la parte más empinada, pero no es tan largo. Además, lo haremos al principio, mientras aún estemos llenos de fuerza y entusiasmo.


Pico de Bernia (opcional)

Los excursionistas más experimentados pueden tomar un desvío emocionante hacia la cresta y el pico de Bernia. El camino es bastante empinado, y el sendero continúa a lo largo de la pedrera. Antes de llegar a la cima también hay un paso más difícil, con algunas cadenas, no apto para personas con vértigo.
Sin embargo, estos esfuerzos son muy gratificantes. Las vistas panorámicas desde la cima de estas montañas son realmente espectaculares, ya que en dirección al mar Mediterráneo, no hay obstáculos orográficos que obstaculicen la vista de la costa entre Calpe, Altea, l’Alfàs del Pi y Benidorm, así como el montañas emblemáticas de Aitana, Puig Campana, Ponoig y Serra Gelada. Desde el interior, la pendiente ofrece vistas a la Marina Alta con la Sierra del Ferrer, Montgó y Solana, y los pueblos de Xaló, Benissa y Teulada-Moraira.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.