Viaje a Lisboa

Este es el resumen de nuestro viaje a la región de Lisboa en Portugal con visitas a varias fazendas, palacios y jardines de Sintra, la costa de Cascais y, por supuesto, barrios históricos y miradores de Lisboa.


Sintra

Palacio da Pena

El primer día en Portugal fue dedicado a Sintra. Cogemos un tren de Lisboa a Sintra y caminamos desde la estación hasta el palacio. El lugar está lleno de gente e incluso en octubre hay grandes filas para comprar entradas, aunque en realidad entrar al castillo no toma mucho tiempo. Personalmente, disfruté pasear por el parque e ir a la Cruz Alta más que al palacio. Como las entradas están separadas, recomendaría comprar solo la del parque, ya que puedes ver lo mejor del Palacio de Pena sin entrar en las habitaciones.


Quinta da Regaleira

Quinta significa villa o fazenda en portugués, y hay muchos de ellos en esa región, siendo Quinta da Regaleira la más impresionante. Aparentemente interminables laberintos de torres, pozos de iniciación, paredes decoradas, un arroyo con pequeñas cascadas y un palacio con su propio santuario en la parte inferior. Se puede encontrar todo esto dentro de los jardines de Quinta da Regaleira.


Lisboa

Para conocer mejor Lisboa, realizamos una visita guiada por el barrio de Alfama que me recomendaron. La visita resultó ser excelente, si estás en Lisboa, el Alfama Tour guiado por Silvio es una de las mejores experiencias allí.


Cascais

Hay un viaje en tren muy agradable desde Lisboa a Cascais, ya que las vías van paralelas a la costa y ofrecen bonitas vistas a lo largo del camino. Salimos del tren unas pocas paradas antes de Cascais para caminar por el paseo marítimo que en realidad forma parte del sendero europeo de largo recorrido – E9 (Caminho do Atlántico).

Los lugares más famosos de Cascais probablemente son Boca do Inferno y una cala junto al Farol de Santa Marta, que se encuentran a las afueras de la ciudad.

Después de comer cogemos el autobús a Cabo da Roca, el punto más occidental de Europa continental. Las vistas son impresionantes (aunque preferiría una caminata hasta allí), pare hace bastante aire y por supuesto está lleno de turistas y autobuses turísticos.


En nuestro camino de regreso a Lisboa también nos paramos para ver la Torre de Belem; se oscureció hace 10 minutos, por lo que la torre tenía un aspecto de cuento de hadas con toda la iluminación que la sacaba de la oscuridad. La estatua de Cristo Rey en la otra orilla del río y luna (casi) llena, también proporcionó un ambiente especial para esta visita.


Para completar la visita a Lisboa, fuimos al Parque das Nações (Parque de las Naciones), que para muchos de nosotros parecía el equivalente de Lisboa al Jardín de Túria en Valencia, con muchos árboles y esculturas, algunos edificios modernos e incluso un museo de ciencias y oceanario.

Toda la zona está llena de restaurantes muy agradables. Me gustaría hacer una nota especial de Café Saudade en Sintra y Bubbles and Bites en Cascais. También hemos visitado uno de los restaurantes más pequeños del mundo en Lisboa – Estaminé.


Y algunas fotos más que no pude categorizar.

Centro para lo desconocido
Señales que nos dicen que hablemos español, lo cual hicimos
Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.