Finde de Dinos

Hay una zona en el límite de la provincia de Valencia que ha sido invadida por dinosaurios. El fin de semana pasado fuimos allí para hacer una investigación de campo. Aquí os cuento como fue…

El viaje empezó en Alpuente. El tiempo ese día no era muy típico para el verano e incluso la lluvia era posible. Sin embargo, nos preparamos para la caminata, alimentados con galletas de dinosaurios. La ruta comenzó con algunos bailes tradicionales alpuentenses en las calles, para diversión del resto del grupo. El pueblo se encuentra en la cima de un cañón y tiene un sendero escénico que lo rodea, que estábamos a punto de explorar.

Mientras caminábamos por el valle, hermosas vistas de amapolas, ahora en plena flor, así como otras flores, colorearon los senderos. Incluso una ligera lluvia (que comenzó aproximadamente una hora después) no nos molestó. Una gran vista del pueblo se abrió desde el valle. ¡Alpuente es realmente un lugar increíblemente pintoresco!

A continuación, los colores cambiaron de rojos, amarillos y violetas de las flores al verde de la hierba y los árboles. Hay una tranquila zona de recreo en medio del sendero – Fuente de Cabezo. El nombre proviene de un manantial de montaña, ubicado justo al lado. También hay un par de mesas de madera, que nos dieron la oportunidad de sentarnos, relajarnos y picar algo, mientras observamos Alpuente a lo lejos.

Pronto los colores volvieron a cambiar. Esta vez, el verde dio paso al rojo y al púrpura de las rocas que teníamos delante. El área aquí es rica en minerales y esto hace que el paisaje sea especial.

Hacia el final de la ruta llegamos al lugar más impresionante: el cañón que rodea el pueblo. Además de las excelentes vistas, también pudimos observar varios buitres a los que les gusta anidar en paredes verticales como estas. Al fondo del cañón encontramos un pequeño arroyo, que en realidad lo ha formado.

El fondo del cañón fue seleccionado como lugar para almorzar. De esta manera podríamos atraparnos en un hermoso cañón, en lugar de tener un almuerzo típico. Lo hicimos acompañados del murmullo del arroyo interrumpiendo el apacible silencio de estos senderos.

La caminata terminó justo después de que volvimos a subir desde el cañón. ¡Pues no! También teníamos un “postre” y un poco más de caminata cuesta arriba para llegar a las ruinas del castillo de Alpuente. Al subir, la gente local decidieron felicitarnos con un poco de fuegos artificiales, por lo que se sintió como un gran logro. Finalmente, nos sentamos a tomar algo después de la caminata, con vistas al pueblo una vez más. Pero ni siquiera estábamos cerca de llegar al final de la agenda del día, ya que muchos sitios interesantes nos esperaban de camino a Arcos de las Salinas.

La primera parada fue el dinosaurio de Alpuente, que era un poco tímido para las fotografías, así que tendréis que venir a conocerlo. Inmediatamente después paramos en el acueducto de Alpuente. El acueducto se llama Acueducto “Los Arcos”, ya que está hecho con muchos arcos. Nos divertimos mucho dentro, alrededor, arriba y debajo de esta impresionante construcción.

Teníamos un par de paradas más: las huellas de dinosaurios en Corcolilla y las pequeñas aldeas – La Torre (no tiene torres, naturalmente) y Losilla. Cada lugar era pintoresco a su manera. Incluso pudimos observar la clase magistral de estacionamiento de automóviles.

Finalmente llegamos a Arcos de las Salinas. Aquí nos tomamos un tiempo para descansar después de las actividades del día y luego explorar el pueblo un poco. La cena estaba reservada para nosotros en restaurante Los Arcos. El personal fue muy amable (no solo en el restaurante, sino en todos los establecimientos que hemos visitado), y el camarero incluso nos sugirió subir al Pico del Buitre y nos prometió unas vistas espectaculares desde la cima.

El día siguiente estuvo lleno de espléndidas vistas. Las nubes de la madrugada que dominaban el pueblo creaban vistas espectaculares. El desayuno también era muy bueno, ya que el hotel El Cierzo de Javalambre nos proporcionó el buffet, que no es el desayuno típico en estas tierras.

Esta vez estábamos planeando caminar por el sendero fluvial a lo largo del río Arcos – Senda fluvial Desiderio. El sendero es muy hermoso, ya que la presencia del río crea un ambiente verde y exuberante. Fue muy agradable caminar allí, ya que la hierba húmeda que tocaba nuestras piernas se sumaba a la mezcla de sensaciones ya presentes: vistas del paisaje, sonidos del río y olor fresco de la mañana.

El sol naciente hacía que el aire fuera más y más cálido mientras caminábamos. Finalmente llegamos a la cascada. Aquí decidimos no continuar la ruta, que ahora iba por la carretera asfaltada, sino regresar y seguir la sugerencia del camarero de subir al Pico del Buitre.

El camino de regreso también fue bastante agradable. La Senda Fluvial del Desiderio es uno de esos senderos donde las vistas en la vuelta difieren sustancialmente. Por lo tanto, nos divertimos tanto (si no más) en el camino de regreso, como en nuestro camino a la cascada.

Visita al Pico del Buitre merecía la pena. El paisaje estaba cambiando notablemente a medida que subíamos hacía la cima de la montaña de 1956 metros de altura. Una de las muchas cosas que se destacó fue la vegetación, los parches verdes, que se asemejan a los greens de un campo de golf. También nos encontramos con un enorme rebaño de ovejas en la cima, haciendo todo tipo de ruidos y añadiendo una sensación curiosa a la ya remota sensación de pico.

Las vistas, por supuesto, fueron espectaculares. Aunque encontramos algunas nubes bloqueando la mitad de la vista, eventualmente el cielo se despejó lo suficiente para que pudiéramos ver el valle abajo. Era posible distinguir los dos pueblos turolenses: Arcos, el pueblo del que partimos, y Torrijas. El vigilante forestal también nos dijo que en un día despejado incluso es posible ver la orilla del mar desde aquí, ¡increíble!

El pico es frecuentado por ciclistas, y la subida parecía bastante dura, ganando casi un kilómetro de desnivel en 11 kilómetros. Aun así, hemos visto a un par de ellos abriéndose camino este día. Las temperaturas también bajaron significativamente, de 23 grados en el pueblo a 14 grados en el pico. Mientras nos dirigíamos hacia abajo, tuvimos otro encuentro con el rebaño de ovejas, que estaban cruzando la carretera en ese momento.

Finalmente llegamos a Aras de los Olmos, última parada de nuestro viaje antes de regresar a Valencia. Aras es un pueblo muy bonito, y aún más en verano. Las calles están llenas de rosas y otras flores, y se volverán aún más coloridas con la llegada del festival Aras en Flor.

Antes de volver a casa, fuimos al restaurante Los Tornajos para comer juntos. La comida fue deliciosa y se puede decir que los propietarios hacen grandes esfuerzos para mantener el lugar acogedor. Es bueno encontrar joyas como esta en pequeños pueblos en el medio de Valencia interior.

Para resumir, un viaje maravilloso, definitivamente vale la pena volver a la zona para explorar más.

Gracias a Catherine Salsbury, Steve Haugesag, Luke Moller y Allen Deuel por fotos tan bonitas!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.